10 logos de grandes marcas que, dibujados a mano, quitan el hipo (y casi el aliento)
7 de noviembre, 2017
Ver todos

Por qué 9 de cada 10 aplicaciones móviles son en realidad zombis (más muertas que vivas)

Apple proclamaba hace no mucho a los cuatro vientos que el número aplicaciones disponibles en su App Store se incrementaría de aquí a finales de año hasta los 3 millones. ¿El problema? Que muchas de esas aplicaciones no llegan en realidad nunca a los ojos del usuario. Según un reciente informe de la empresa de mobile app tracking Adjust, el 90% de todas las aplicaciones son “zombis” que llenan de basura la App Store de Apple.

A la denominación de “aplicación zombi” responden todas aquellas apps que no logran atención suficiente como para hacerse hueco en las listas de aplicaciones más descargadas y que no pueden encontrarse de manera orgánica en la App Store (salvo que el usuario introduzca directamente su nombre).

Se supone, por el contrario, que una aplicación pertenece al mundo de los vivos cuando en el plazo de un mes se las ingenia para colarse durante dos o tres días en alguna de listas de la App Store (independientemente de su posición en el ranking).

Actualmente, 9 de cada 10 apps de la App Store son zombis y el usuario tiene únicamente la posibilidad de toparse con ellas cuando introduce su nombre en el buscador. Hace aproximadamente dos años, en enero de 2014, la tasa de aplicaciones zombis era del 72%, cifra que se incrementó hasta el 87% en diciembre de 2015.

Pero, ¿por qué hay tantos zombis deambulando por la App Store? Una razón podría ser atribuible al mero hecho de que no hay suficientes listas y que la competencia por hacerse hueco en ellas es sumamente cruenta. También hay que tener en cuenta que muchas aplicaciones son prácticamente idénticas y simple y llanamente no hay necesidad de tanta oferta.

Otro motivo que explica el elevado número de “muertos vivientes” en la App Store es que algunas aplicaciones tienen en realidad verdadero potencial para triunfar, pero no pueden costearse, sin embargo, una campaña de marketing adecuada.

Hay, de todos modos, excepciones a la norma como Prisma o Pokémon GO, que se las ingeniaron para triunfar de manera casi instantánea sin necesidad de ninguna campaña de marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *